¿Por qué tomar psicoterapia?

Psic. Sara Ríos

Terapia-de-pareja

Si te duele una muela, vas al dentista, si tienes un problema legal, consultas con un abogado ¿por qué no consultar a un psicólogo cuando te sientes angustiado(a), insatisfecho(a) con tu vida, te preocupas excesivamente o esperas lo peor, no puedes mantener relaciones sanas o eres incapaz de comunicar tus ideas o sentimiento o cuando tu comportamiento te causa problemas o causa problemas a otros y no logras salir adelante y progresar?

El común de la gente tiene la idea irracional de que consultar con un psicólogo o un psiquiatra y asistir a una psicoterapia significa que uno está “loco” o que es un “enfermo mental”.

Todos, en algún momento de nuestras vidas, como seres humanos que somos y que interactuamos dentro de una sociedad, nos hemos enfrentado a conflictos y traumas. Nuestra adaptación a ciertas circunstancias y hechos pueden haber sido difíciles y dolorosos- El sufrimiento probablemente nos hayan causado trastornos y síntomas que nos hayan hecho sentir limitados e incapaces encontrar solución al problema, por nuestros propios medios.

La psicoterapia es un campo privilegiado donde la persona tiene la oportunidad de tomar conciencia y lograr verse como realmente es y no como creía ser. El objetivo entre otros, es disminuir el sufrimiento y el malestar psíquico, los sentimientos de angustia; eliminar o adecuar los sentimientos de insuficiencias, logrando una mejor aceptación de sí mismo; desarrollar habilidades y capacidades que están en déficit y crear una mayor disposición hacia las relaciones interpersonales, disminuyendo o eliminando sus trastornos en la comunicación con los otros y la inadecuada resolución de conflictos, lograr que el pasado no nos agobie, vivamos el presente y planifiquemos nuestro futuro con expectativas positivas. En otras palabras, nos ayuda a mejorar nuestra calidad de vida.

Al concluir el tratamiento, no sólo habrás resuelto el problema que te trajo a la consulta, sino que, además, habrás aprendido nuevas destrezas para enfrentar con mayor efectividad cualquier desafío que pueda surgir en el futuro.

Esto, se lleva a cabo a partir de una relación de mutuo respeto entre el paciente y el terapeuta, en un ambiente libre de prejuicios, en donde no se te juzgará, sino que te ayudará a alcanzar las metas que tienes para tu vida, como por ejemplo: ser feliz. Visto así, ¿no crees que vale la pena intentarlo?